jae Tanaka
Que un superhéroe, o supervillano, nunca se muere de verdad es algo sabido por el que haya leído cómics alguna vez con cierta regularidad. Así que... qué puede tener de interesante una saga centrada en la resurreción de todos esos fiambres que en un momento u otro sabemos que van a salir de la tumba, frescos como bolas de mozarella?
En "La noche más oscura" Geoff Jones consigue hacer interesante ese concepto a todas luces insustancial. Y, más aún, consigue que esos resucitados te hagan cagarte en los pantalones. Jean Loring acojona. De verdad. Y el resto de resucitados por los anillos negros. Por desgracia, no puedo decir lo mismo de Nekron, el supervillano de la historia, que no llega a tener la fuerza necesaria para encarnar esa amenaza que intenta representar. O tal vez no? He leído mucho a Geoff Jones, y no es de los que dan puntada sin hilo, como se suele decir. Creo que Nekron no es tan importante en realidad, ni siquiera los anillos negros. En realidad, son sólo una excusa para, por un lado, refundar el universo de los Linternas Verdes añadiendo 7 colores más al espectro, y de paso el universo DC al completo, y por otro, para mostrar con gran intensidad las relaciones entre personajes que Jones conoce a la perfección.
En definitiva, uno de esos tebeos que cierras con un total sentimiento de satisfacción, y del que sale totalmente renovado y reforzado el universo Lantern. Y un gran personaje: Sinestro.
Etiquetas: 0 comentarios | edit post
gema
Una familia burguesa de París construida sobre un montón de mentiras; una madre frígida y estricta; un padrastro procedente de una familia humilde, con una amante y deseoso de un hijo varón; una hermana triunfadora en la falsedad y otra hermana que va creciendo y conociéndose a si misma a partir del abandono de su marido...un marido pusilánime que morirá mientras le miran los ojos amarillos de los cocodrilos a los que cría.
Decepcionante, esa es la palabra que mejor define para mí a esta novela. En la faja que acompaña al libro aparece la cita "la novela que no deja indiferente a nadie"...Error, conmigo se han equivocado, no he llegado a creerme nada de lo que dice el libro, porque situaciones de estas ya las he leído en miles de novelas, las mujeres no se convierten en cisnes porque un marido absorbente las abandone, ahora mismo...las mujeres fuertes como la que pretende ser la protagonista, no permiten que un imbécil arruine su vida si no las hace felices desde el primer momento.
¿Qué me está usted contando Katherine?...no me creo su historia, la vida no es blanca y negra, la vida es gris, con tonos azules, rosas, morados, naranjas, marrones...y toda la gama de colores imaginable..., la gente de la alta sociedad que usted describe no es como aquella que nos contaban los autores de obras de principios de siglo XX o de finales del XIX...¿la literatura francesa se ha quedado en esa época???
Los personajes son todos planos, excepto dos: la protagonista y su hija...y ambas van a desembocar en la bondad y en la supremacía femenina llevada al extremo, como si la sociedad estuviera fundamentada en mujeres...sólo en mujeres.
Si queréis leéroslo para estar al día de la literatura actual...hacedlo, pero no esperéis una recomendación mía de este libro...desde luego no voy a perder el tiempo con EL VALS LENTO DE LAS TORTUGAS.
Eso si, una critica buena...Enhorabuena al diseñador de la portada.