gema
Quinta novela de LOS HIJOS DE LA TIERRA.


Ayla y Jondalar acabaron el libro anterior: LAS LLANURAS DEL TRÁNSITO llegando finalmente a la novena caverna Zelandonii, donde vive la familia de Jondalar: su madre Marthona, su hermano Joharran, Willamar el compañero de su madre y otros muchos más con los que tendrá que convivir la pareja protagonista. Ayla y Whinney llegan ambas embarazadas a su nuevo refugio, una noticia que no dejará indiferente a nadie en ninguno de los casos, Ayla será afortunada al emparejarse bendecida por la madre con Jondalar en la reunión estival de todas las cavernas zelandonii y Whinney al ser la primera yegua en dar a luz en público. Como siempre salen a relucir los miedos hacia los "cabezas chatas" y el rechazo a los mismos por haber criado a Ayla. La protagonista conocerá a Marona, el primer amor de Jondalar que ahora es la Primera dentro del mundo de los espíritus.
Finalmente Ayla y Jondalar conseguirán emparejarse y Ayla dará a luz a Jonayla, la hija de ambos.
Más aventuras, más romance, más narraciones ideadas de la convivencia de los hombres en la prehistoria, Auel crea un mundo prehistórico a través de los restos que hasta ahora hemos encontrado en las principales cuevas del sur de Francia, donde se ha situado la acción de esta última novela. Comentan que la próxima, que sale a la venta este 29 de Marzo, se desarrollará en España...veremos.
Espero con impaciencia las nuevas aventuras de los tres, hasta ahora solo habían sido dos, protagonistas de esta saga prehistórica.
gema
En cualquier lugar del mundo se esconden cadáveres bajo la alfombra...y más en un pueblo pequeño del sur de EEUU durante los años previos a la segunda guerra mundial. Cuando Constance tiene que volver al pueblo que la vio nacer después de su estancia en Nueva York junto a su hija y una terrible mentira a sus espaldas.
En el pueblo de Peyton Place todo pasa de manera circular, todos los años estalla el veranillo de San Martín, y todos los años hay nuevos chismes, nuevas habladurías y nuevas cosas que criticar, aunque algunas sean las mismas de siempre. Es un pueblo con claras diferencias entre clases sociales: los ricos viven en la zona rica y los pobres en los barracones; allí vive Selena junto con su madre, su padrastro y su hermano Joey. Selena es una joven belleza sureña que con 14 años ya es tan bella que hace girar a los hombres a su paso, pero eso y su padrastro Lucas harán de ella un infierno que desembocará en uno de los mayores escándalos de Peyton Place.
Selena y Allison, la hija de Constance, son amigas en la prepubertad, la una es la belleza racial, la otra es la inteligencia y el engaño. Ambas desarrollarán su vida en el pueblo de Peyton Place con sus decisiones y con todo aquello que las rodea. Para finalmente acabar cada una con su destino: uno impuesto y otro decidido.
El primer culebrón escrito del que se tiene constancia, no es la mejor novela ni la peor...pero es original en su formación y en su composición. Te va atrapando poco a poco, como a una de esas cotillas que están mirando por detrás de los visillos de su ventana sin respirar apenas para no ser descubiertas. No es una gran novela, es una novela más.
Si te gustan los culebrones y las novelas de intrigas intimas en pueblos típicos...no lo dudes, este es tu libro.
jae Tanaka
Es necesario que Ignatius J. Reilly exista, para que podamos odiarlo.
Esa frase no es mía, sino de mi señora. Todos los méritos para ella. Pero es verdad, si Ignatius no existiese, tendríamos que crearlo.
La conjura de los necios es, sin duda, una de las mejores cosas que se han escrito nunca, o mejor dicho, Ignatius J. Reilly es uno de los mejores personajes creados jamás, está tan terriblemente bien construído que se puede considerar un "bazinga!" directo a todos los que alguna vez hemos intentado escribir, y también a todos los que alguna vez han conseguido publicar algo, Premios Nobel, Planeta, Nébula y cualquier otro premio literario de cualquier galaxia.
Hablar de La Conjura de los Necios es hablar de Ignatius, y en los pocos capítulos en los que está ausente estás deseando que vuelva a aparecer. Es tan odiosamente repugante que necesitas saber más de el. Es adictivo. Es como Justin Bieber, pero en gordo: por mucho que te repugne, no puedes apartar la mirada. Es fatuo, pedante, maleducado, es un imbécil de manual, un capullo al que abofetearías hasta que se te quedasen las manos dormidas. Su comportamiento ante cualquier situación es siempre el incorrecto, el exagerado, es antisocial y molesto, y... me siento profundamente cercano a él en su misantropía congénita.
Adoro a Ignatius tanto como le odio, y la única pega que le puedo poner a esta novela es que se acaba.

gema
Cuarto libro... continuamos con el viaje de Ayla y Jondalar, bueno más bien comenzamos con él ya que todo el libro comprende el viaje que ellos realizan desde la compañía de los Mamutoi hasta encontrar la caverna de los Zelandonii donde Jondalar se reencontrará con su gente. Ayla rompe de manera tajante su relación con el pobre Ranec para irse con el amor de su vida: Jondalar y acompañada de los caballos y de Lobo, emprenderá el viaje a través del rio de la Gran Madre; a través del rio se encontrarán con muchos riesgos que harán peligrar la vida de todos ellos. Conocerán a diversa gente, Lobo incluso llegará a matar a Attaroa cuando esta intenta asesinar a Ayla delante de los ojos de Jondalar, descubrirán que no todos "los Otros" son tan buenos como hasta ahora, descubrirán prejuicios que desde siempre han formado el comportamiento humano.
Un poco más de lo mismo, un libro incluso más largo que el anterior. Continúa la historia de amor entre Ayla y Jondalar, con escenas de sexo cada vez más elocuentes, numerosas descripciones, incursiones en nuevos clanes, presentación de nuevos personajes que duran un breve capítulo en la historia de los dos viajeros, repeticiones constantes de sucesos acaecidos en los libros anteriores.
Como el anterior, un libro de transición, preparatorio para el último...veremos que depara el quinto.