gema
A la estela de Stieg Larsson, "y lo que te rondaré morena", siguen saliendo como moscas colecciones de novela negra de autores nórdicos.
En este caso, el protagonista no es una mujer como Lisbeth, sino Carl, un policía que está pasando por una etapa de reencuentro consigo mismo tras un ataque durante una misión. Carl es un tipo extraño, huraño y poco competitivo, pero lo suficientemente buen policía como para que sus "compañeros" de trabajo le utilicen para un nuevo departamento en el que sólo va a estar él y se va a dedicar a casos abandonados en el fondo de un cajón ya que nadie ha sido capaz de solucionarlos.
El primer caso al que el departamento Q se tendrá que enfrentar es el de la desaparición de Merete Lynggaard, una promesa electoral en el 2002 que repentinamente desapareció. Mientras se va desarrollando la investigación por parte de Carl y de Hassan, vamos sufriendo el duro cautiverio al que se está viendo sometida esta joven...
Libro tremendamente cinematográfico, puedes ver las escenas según las describe el autor, con datos concisos y bien enmarcados dentro de la historia, ha construido una historia bien forjada con unos personajes muy bien formados. Quizá uno de los peros que le pueda poner es que los últimos capítulos están escritos con las descripciones menos concisas, lo que hace que de repente pierda toda la cinematografía que hasta entonces tenía.
Pero no dejaría de recomendarlo, su historia te atrapa desde un punto y no te suelta hasta el final, aunque si eres lector habitual de estas novelas de literatura negra escrita por nórdicos, no te va a ser difícil desentrañar al asesino.