jae Tanaka
Metro 2033 es, probablemente, uno de los libros con más ideas por centímetro cuadrado de papel que he leído. Y buenas, muy buenas. Es difícil crear un mundo postnuclear que no apeste a refrito de Mad Max, y Glukhovsky lo consigue de sobra. El Metro de Moscú es un "marco incomparable" para mostrar en poco mas de 500 páginas terrores oscuros y desconocidos y otros con los que estamos más familiarizados: lo que venimos llamando comunmente "el prójimo". Glukhovsky no tiene miedo de mojarse en temas filosóficos, religiosos y morales. Si no estubiese tan sobado, diría que es una fábula de la situación actual y bla bla bla...
Pero el libro no es perfecto. Desde mi punto de vista, a la prosa le falta un punto de poesía, de experimentación, que habría reforzado aún más el magnífico ambiente que recrea el autor. Además, a pesar de que el protagonista tiene una misión clara desde el primer capítulo, al incesate acumulación de eventos acaba por diluirla, y datos y personajes que inicialmente parecían importantísimos desaparecen y quedan inexplicados al acabar un capítulo. Tal vez estén de vuelta en Metro 2034, o tal vez sea parte de ese "horror vacui" que parece sentir el autor al enfrentarse a contar una historia en una red de metro vacía y mortal.
Recomendado? Si, pero con acotaciones: Metro 2003 es una novela para aficionados al género y que tengan ganas de poner de su parte el "apartado visual" de la obra.
Ahora, a ver si me pillo el juego de XBOX!! XD
Etiquetas: edit post
1 Response
  1. gema Says:

    Interesante, muy interesante!!

    Y más después de haber visto como has devorado el libro!!!

    Habrá que darle alguna opción a la ciencia ficción...de nuevo ;)