gema

Una novela ligera, con un toque romántico de El gran Gatsby, en la que se mezclan la solidaridad de los asistentes sociales que apoyan a los "sintecho" y la obsesión por encontrar un motivo.
Cuando era más joven, Laurel salía todos los domingos a montar en bicicleta hasta que intentaron violarla, a partir de ahí su vida no fue igual, poco a poco fue reconvirtiendo su vida y tras acabar la universidad decidió trabajar como asistente social en una ONG para los "residentes de la calle".
Un día fallece uno de ellos al que ella ayudó hace unos años, entre sus pocas pertenencias está una caja llena de fotografías y entre ellas, una joven montada en bicicleta que perfectamente puede ser la misma Laurel.
A partir de aquí, tienes dos opciones...o leerte el libro o imaginartelo.
Si te lo lees, te vas a sumergir en la prosa ligera de Chris Bohjalian, una literatura amena que engancha.
Si no te lo lees, te vas a perder un final sorprendente e inquietante.
Tu decides...al fin y al cabo lo que nos hace estar vivos son nuestras propias decisiones.