Eduardo Martínez

La literatura de género fantástico (incluyendo en esto todas sus posibles variantes y etiquetas) desde hace cosa de una década está viviendo un momento de auténtico esplendor. A la estela de George R.R. Martin y su ”Canción de Hielo y Fuego” han surgido una serie de figuras que han engrandecido un género que pareció durante décadas avocado a imitar hasta el infinito, con mayor o menor acierto, el modelo del maestro Tolkien. A la figura del ya mencionado Martin hay que unir las de Andrzej Sapkowski, R. Scott Bakker y Steven Erikson, los cuatro ases de la baraja de la fantasía contemporánea. Si algún día soy capaz de terminarlo, prometo colgar en estas mismas páginas una serie de artículos que diseccionan el actual estado, maravilloso estado, del género fantástico.

El caso es que de la mano de estos “monstruos” ha aparecido una nueva hornada de escritores que, siguiendo estas sendas recién abiertas, están construyendo un monumento literario fascinante. De entre los nuevos talentos, por llamarlos de alguna manera, para este servidor de ustedes hay uno que destaca sobremanera, y que tiene trazas de situarse a la altura de los cuatro reyes de la baraja. No hablo de otro que Joe Abercrombie.

Lo primero, antes de hacer mi pequeña crítica de “La mejor venganza”, última novela aparecida en castellano de Abercrombie, hay que dar las gracias a la excepcional labor editorial de Alianza, que a través de su sello Runas ha permitido al público de habla hispana el disfrutar de la obra de Abercrombie en un plazo de tiempo realmente escaso entre su publicación inicial en lengua inglesa y la presente traducción. Para todo aquel interesado, Alianza tiene pensado traducir y publicar en breve la última novela de Abercrombie, “The Heroes”. Esperemos que, al igual que en el caso de “La mejor venganza”, vuelvan a contar para la traducción con Javier Martín Lalanda. Una garantía, sin lugar a dudas.

Tras esta larga introducción, paso a recomendarles a ustedes, amables lectores de “Billetes de ida y vuelta”, la novela titulada “La mejor venganza”.
En primer lugar, amables lectores, si ustedes creen que la literatura fantástica es cosa de niños o adolescentes, ya pueden caerse del guindo de una puñetera vez. Es más, si se han planteado regalar algún libro de fantasía a ese familiar suyo, ya sea un hijo o un nieto, quítense esa idea de la cabeza de forma inmediata. “La mejor venganza” es una obra dura. Durísima. ¿Literatura fantástica? Quizás. Si tenemos en cuenta que la historia que narra está situada en una tierra imaginada llamada Styria, trasunto de la Italia renacentista, entonces podemos decir que es una obra fantástica. Pero aquí es donde termina cualquier relación entre esta novela y la dragonada de turno.

“La mejor venganza” narra la historia de Monzcarro Murcatto, Monza, ambiciosa capitana de la famosa compañía de mercenarios llamada Las mil espadas. Cuenta la historia de cómo es traicionada y dada por muerta cuando su popularidad amenaza a la de su poderoso patrón, y como planea llevar a cabo su venganza. En cuanto a la trama, hasta aquí puedo leer. Como ven ustedes, el título no engaña en absoluto. Llegados a este punto es cuando hay que hablar de la literatura de Abercrombie, y de cómo lo que apuntaba ya en sus anteriores novelas (la trilogía de La Primera Ley, ambientada en el mismo mundo, y cuyos secundarios, al menos en parte, son aquí protagonistas) se ha convertido en marca de la casa.

Para empezar Abercrombie ignora de forma metódica las canónicas distinciones entre el bien y el mal. Es más, bien mirado, la inmensa mayoría de sus protagonistas son unos auténticos hijos de la gran puta. Lo mejor de cada casa. El grupo que alista Monza, para que se hagan ustedes idea de la catadura moral de la heroína de la historia diremos que es apodada la “carnicera de Caprile”, lo forman asesinos y matones de la peor catadura. Gente traicionera y sin escrúpulos, y que, tan solo en contadas excepciones, tiene algún tipo de código ético. Y lo más fascinante es que Abercrombie los hace humanos, consigue que los comprendas, e incluso, que simpatices con ellos. Ahora bien, más vale no encariñarse mucho con ninguno de ellos, porque el padre de la criatura es tan cruel con ellos como el mundo que describe. Capaz de sorprenderte una y otra vez con giros de trama tan bien planeados como ejecutados, Abercrombie prescinde de un estilo preciosista para entroncarse en la más antigua tradición de la Espada y brujería (leer a Abercrombie en ocasiones es como leer a un heredero moderno de Robert E. Howard), cuyo sello de calidad consiste en una prosa seca y brutal. La economía del lenguaje tiene un aroma feroz, y trasmite la violencia necesaria como para ser capaz de moverte las entrañas. El escenario se dibuja con cuatro pinceladas (ya se encargará de rematarlo la imaginación del lector) para derrochar toda su calidad en la acción y el desarrollo de los personajes. Los diálogos son brillantes, y no se andan con florituras. Y las escenas de sexo, que las hay, son un ejemplo de cómo debe de escribirse una escena así sin que parezca un añadido gratuito que solo busca el morbo o vender más.
Abercrombie hace esto y más sin necesitar recurrir a una trilogía (tal y como hizo en su primera obra), en algo más de 800 páginas que se devoran con una facilidad pasmosa. Si bien se agradece haber leído las novelas de La Primera Ley (ya hemos dicho que muchos de los protagonistas de La mejor venganza aparecían como secundarios en dicha trilogía), no es necesario en absoluto haberlo hecho para disfrutar de esta historia digna de la mejor novela negra. Y si personajes como Glotka, el inquisidor tullido, o Logen Nueve Dedos, el Sanguinario, pasaron al Olimpo de los grandes personajes de la literatura fantástica, Monza y su compañía de indeseables (el infame Nicomo Cosca, el maestro envenenador Castor Morveer, Amistoso…) les harán una compañía bien merecida.

En definitiva, si alguno de ustedes, amables lector de esta bitácora, quieren descubrir que se han perdido algo demasiado bueno ignorando, o bien ya es lector del género y duda sobre qué libro pedirle a los Reyes Magos, La mejor venganza ha de convertirse en su primera elección. Palabra del Espíritu de las Navidades Pasadas, que algo sabe de esto.
gema
Un poco más de lo mismo, a ver... si tienes una buena idea, desarrollada perfectamente en el primer libro de una trilogia...no lo estropees en el segundo, utiliza nuevas ideas, mete nuevos conceptos, desarrolla más los mundos secundarios que has hecho aparecer en el primer título.

Katniss y Peeta tienen que hacer su gira triunfal tras ser los vencedores de los juegos del hambre, justo antes de empezar, Katniss recibe la visita del presidente Snow, avisándola de las acciones que tendrá que lleva a cabo con Peeta para que no sufran sus seres más queridos. Los dos, ayudados por Haymitch superan el viaje y parece ser que convencen un poco al Capitolio de su historia de amor...pero, en cada uno de los distritos observan cosas que poco a poco se van pareciendo un poco más a una revolución. Al final de la gira triunfal, se realizarán los sorteos del Vasallaje de los 25, pero una sorpresa más aturdirá a la protagonista, los participantes en el Vasallaje serán vencedores de los juegos del hambre...Katniss y Peeta tendrán que volver a entrar en la arena.

Más de lo mismo...una floja segunda parte para una prometedora primera parte, esperemos que la tercera se desarrolle como debe...
jae Tanaka
En esta segunda novela de la Trilogía del Valle del Viento Helado, el enano Gimli, perdón, quería decir Bruenor, parte en busca de la legendaria ciudad de Moria, perdón, quería decir Mitrhill Hall, que tras ser abandonada por los enanos ha sido tomada por los goblins, perdón, quería decir los duergar y encierra en sus entrañas a un mal ancestral, el poderoso Balrog, perdón, quería decir el dragón Tiniebla Resplandeciente. Finalmente, Gandalf, perdón, quería decir Bruenor, se precipitará junto con el Balrog, perdón, quería decir el dragón, al abismo del Paso de Khazad-Dun, perdón, quería decir del Paso de Garumn.

No estoy diciendo nada que no se sepa. Todo friki de los Reinos Olvidados sabe que Ríos de Plata es un "como molaría que a los personajes los Reinos les pasasen las cosas de Las Dos Torres". La coña del asunto es que aun siendo un calco de la mejor novela de fantasía épica de la historia, el segundo libro del Valle del Viento Helado engancha, y sus momentos dramáticos resultan tan conmovedores como los de su "hermano mayor", además de que en este sale el impagable Dirzzt, y en el Señor de los Anillos no!!.
Si se me permite, diré que me gusta mucho más la lucha de Bruenor con el dragón (epiquísimo momento el del salto con el barrill de aceite y la capa en llamas!!!) que el escueto "Gandalf se cae arrastrado por el Balrog" de Tolkien, que sí, que es genial describiendo parajes y costumbres, pero en lo que son las hostias se queda un poco corto para mi gusto.


gema
El mundo que conocemos ha terminado...tras el hambre llega una "bonanza" en la que cada distrito dispone de sus recursos y conocimientos para sobrevivir, pero una vez al año y para que a ningún ciudadano de los doce distritos que componen el país olvide el hambre y la miseria que han sufrido todos los hombres, se celebran los Juegos del Hambre.
Una vez al año se sortean los tributos de ambos sexos de cada uno de los doce distritos, en el distrito 12 son elegidos dos adolescentes: Peeta y Prim Averdeen; pero Katniss se presenta voluntaria para evitar la muerte segura de su hermana Prim. Desde ahí todo se desarrollará como un juego que entremezcla la violencia de un combate a muerte entre 24 adolescentes encerrados en ...el Coliseo Romano, y un gran hermano en el que todos los habitantes de los distritos tienen que observar la muerte de sus tributos, la pericia y la capacidad de supervivencia de otros, la malicia de algunos y la estrategia de otros.


El libro, primero de una saga que ya va por su tercera parte, está escrito en un mundo que entremezcla ciencia ficción, drama, novela con tonos amorosillos y por qué no decirlo...un seguro libro en el que tendrá una parte importante la política del Capitolio y los Avox que en él son obligados a trabajar...seguro que no tardaré en descubrirlo. No esperéis tramas filosóficas en el primer libro ni historias de amor imposibles, es solo un libro que engancha en la trama y en la acción desde el primer momento, su protagonista es admirable y adorable...Katniss, la chica de fuego prende en llamas en cada acción a todos los lectores que se atreven a acercarse a ella sin miedo a quemarse. Un libro refrescante en un mundo inquietante.
Altamente recomendable para estos momentos, con una gran prosa y una muy cuidada traducción y presentación del ejemplar. Disfrutadlo mientras escucháis a los sinsajos.
En breve...comentaré la segunda parte.
gema
A la estela de Stieg Larsson, "y lo que te rondaré morena", siguen saliendo como moscas colecciones de novela negra de autores nórdicos.
En este caso, el protagonista no es una mujer como Lisbeth, sino Carl, un policía que está pasando por una etapa de reencuentro consigo mismo tras un ataque durante una misión. Carl es un tipo extraño, huraño y poco competitivo, pero lo suficientemente buen policía como para que sus "compañeros" de trabajo le utilicen para un nuevo departamento en el que sólo va a estar él y se va a dedicar a casos abandonados en el fondo de un cajón ya que nadie ha sido capaz de solucionarlos.
El primer caso al que el departamento Q se tendrá que enfrentar es el de la desaparición de Merete Lynggaard, una promesa electoral en el 2002 que repentinamente desapareció. Mientras se va desarrollando la investigación por parte de Carl y de Hassan, vamos sufriendo el duro cautiverio al que se está viendo sometida esta joven...
Libro tremendamente cinematográfico, puedes ver las escenas según las describe el autor, con datos concisos y bien enmarcados dentro de la historia, ha construido una historia bien forjada con unos personajes muy bien formados. Quizá uno de los peros que le pueda poner es que los últimos capítulos están escritos con las descripciones menos concisas, lo que hace que de repente pierda toda la cinematografía que hasta entonces tenía.
Pero no dejaría de recomendarlo, su historia te atrapa desde un punto y no te suelta hasta el final, aunque si eres lector habitual de estas novelas de literatura negra escrita por nórdicos, no te va a ser difícil desentrañar al asesino.
gema
Segundo de los cinco números que componen la saga de Los hijos de la tierra de Jean M. Auel.
Ayla, después de haber sido expulsada del clan por Broud y ser maldecida y dada por muerta vaga por las tierras hasta que llega a un valle donde vive una colonia de caballos, ahí decide establecerse durante un tiempo hasta que continúe su camino para encontrar a los Otros, tal y como le pidió Iza. Mientras tanto Jondalar y su hermano Thonolan han emprendido su viaje, un viaje que les hará conocer nuevos pueblos y nuevas lenguas, y como no, vivir y sufrir nuevas experiencias que le harán crecer como homo sapiens. Jondalar es un hombre guapo de increibles ojos azules por el que todas las mujeres se sienten atraidas y con el que todas quieren tener los Placeres para honrar a la madre, Jondalar conociendo su atractivo se ha preocupado por conocer más las formas de dar placer a las mujeres y honrar a la donii.
Mientras tanto, Ayla comienza su vida en solitario, y adopta y desarrolla su gran amistad con los animales, adopta a Whinney, una yegua huerfana por culpa de la misma Ayla, y también a Bebe, un leon cavernario que le hará conocer a Jondalar.
Es, como he dicho, el segundo de los cinco títulos que componen esta colección. Para mi, el más flojo, en este libro Auel mete nuevos personajes que acompañarán a partir de este libro a Ayla en su viaje vital. Demasiada paja en la que describe datos sin importancia para el desarrollo de la historia, hay veces que el libro parece de encargo...Ayla cada vez se transforma más en la mujer perfecta que todas hubieramos querido ser.
Un libro de transición dentro de la saga.
gema
El año que viene se va a publicar el sexto y, aún no se sabe, último libro de la saga LOS HIJOS DE LA TIERRA, por ello vamos a retomar los cinco libros anteriores a la espera del esperadísimo sexto libro.
En un mundo en el que aún convivían dos especies humanas, la niña Ayla sufre uno de los terremotos más duros que la joven tierra padece, es separada violentamente de su familia Homo Sapiens y, con sus ansias de vivir y su fortaleza, logra llegar y ser adoptada por un clan de Homo Neanderthal. Allí convivirá durante años con Iza, su madre y curandera; Creb, el mog-ur más importante de todos los Homo Neanderthal de la zona; Brun, el lider; Uba, su hermana y Broud...qué decir de Broud.
Ayla olvidará poco a poco lo que hasta los cinco años había sido su idioma, olvidará su vida, sus costumbres, el caminar erguida, la comunicación verbal que se sustituirá por la no verbal de una raza humana. Será una carga para el clan, una salvadora y sanadora, un espíritu por desobedecer las leyes más antiguas del clan en el que vive, será maldita, odiada, violada, ignorada...pero superará todo eso, y tras sufrir una de las mayores deshonras que puede sufrir una mujer continuará viviendo, con la que obtendrá un premio, pese a todo y pese a todos.
Un bestseller clásico y un comienzo espectante para los cinco libros que le seguirán.
Pese a que pueda sembrar discordia entre los que leáis este comentario, se puede considerar un libro de fantasía prehistórica, ya que ni la autora, ni nadie - ni siquiera los mayores estudiosos antropólogos - pueden tener la más mínima idea de la vida de nuestros antepasados: Sapiens o Neanderthales. Jean M. Auel ha conseguido, con una novela histórica fantástica (¿que es más histórico que nuestra prehistoria?) ayudarnos a entender o a imaginar a nuestros antepasados cazando, los ritos y las diferencias que distinguían a estas dos razas, de las que afortunadamente hemos heredado alguno de los genes que nos componen como Homo Sapiens (Neanderthales).
No puedo ser objetiva con este libro, la antropología es una de mis grandes pasiones, me encanta reconocer en todos los fragmentos históricos de vida que se desentierran día a día una parte de nuestra historia, me vuelve loca imaginarme historias que sucedieron hace tanto tiempo que tenemos en nuestra memoria colectiva, como cualquier miembro del clan del que todos formamos parte.
Leí este libro por primera vez hace más de 10 años, en esta nueva relectura he encontrado cosas nuevas que me han hecho disfrutarlo, creo que aunque me relea de nuevo el resto de libros y el esperado LA TIERRA DE LAS CUEVAS PINTADAS, este seguirá siendo mi favorito. Aunque espero el próximo con ansia.
jae Tanaka
Recuperar aficiones perdidas es una de las cosas más placenteras que un ser humano puede hacer con la ropa puesta.
El rol ha sido siempre uno de mis mayores vicios, pero con esto de crecer e independizarse fuimos perdiendo la posibilidad de jugar asiduamente. Ahora que todos nos hemos ido asentando en nuestras "nuevas vidas" nos hemos propuesto recuperar esas tardes de "alta aventura" con Coca-Cola y Fritos, y hemos empezado una campaña de D&D. Los aventureros son Michel y su mujer Cris (mago y bruja), mi mujer Gema (guerrera) y esperemos que Edu pueda unirse con su paladín o clérigo. El transfondo, los maravillosos Reinos Olvidados de Ed Greenwood.
Para irme metiendo en harina (voy a ser el Dungeon Master) he empezado la Trilogía del Valle del Viento Helado, protagonizada por el que, hasta la aparición de Geralt de Rivia ha sido (y en mi corazoncito lo sigue siendo) el personaje más carismático de la litratura fantástica, Drizzt Do'Urden, el elfo oscuro de las cimitarras gemelas. Le acompañan el bárbaro nobles, el enano tozudo y el halflings tramposo, y se enfrentarán a apestosos trolls, retorcidos hechiceros, brutales orcos y cobardes goblins. No hay rebuscadas tramas metafísicas, no hay giros de guión, no hay prosa poética, sólo aventuras de las de toda la vida, de las de Errol Flynn y Lancaster.
Que nadie espere una revolución del género (para eso tenemos a Tolkien, a Sapkowsky o a Bakker), pero es imposible aburrirse leyendo estas novelas, es imposible no encariñarse con tan arquetípicos personajes, y recuperar un poco de esa inocencia con la que uno se leía el primer volumen de las Crónicas de la Dragonlance.
Si piensas que la novela fantástica no se merece el apelativo de "literatura", ni te acerques a estos libros, mejor leeté algo de Saramago en el sofá de un Starbucks y consulta el mail en tu IPhone.


jae Tanaka
Hay libros que deberían llevar las 30 últimas páginas en blanco, para ponerle el final que tu quieras.
Zombis Rubias es como It, o Rose Mader, de Stephen King, es de esos libros que te pillan desde la primera página pero te traicionan con un final chapucero.
Brian James ha confundido el formato. Si esta es la histria que quería contar desde el principio, le hubiera bastado con un relato de diez páginas. Pero las 250 de la novela piden otro final, otro tratamiento, otra filosofía...
Me ha dado mucha rabia, porque me estaba gustando muchísimo.
gema
De vez en cuando hay libros que te sorprenden y en esos momentos da gusto encontrarse con la literatura de pequeñas historias.
Durante la depresión américana de los años 30, Jacob pierde todo aquello que le une con la realidad: a sus padres, su futuro como veterinario y su vida organizada, con aquella depresión se encuentra una noche en uno de los vagones del tren de los hermanos Benzini. Allí crecerá para convertirse en 3 meses en la persona que posteriormente fue.
Un relato cargado de sentimiento, de imágenes, de sensaciones.

A mi, que me encanta el circo clásico, si ese de animales, trapecistas, hombres forzudos, mujeres gordas y barbudas, payasos con perritos, caballos y saltimbanquis me ha tocado el corazón. Me ha hecho recordar las tardes de domingo en que cogida de la mano de mi padre íbamos a ver el espectáculo más maravilloso del mundo, con el olor a palomitas y a arena, los restos de comida de los animales mezclados con los olores de la gente, el aroma que desprende un circo y el olor libre de sus titiriteros.
Encontrarme con Jacob, August, Marlena, Rosie, Walter, Queenie, Camel, Bobo, Tío Al y todos los artistas y los palurdos me han trasladado a un tiempo en que la infancia me supuraba por la piel y la inocencia me hacía llorar ante el temor de la caída del funambulista, me han llevado a un tiempo en que la vida era más fácil y más inocente. Aquel tiempo en que la aventura se ocultaba bajo una carpa roja, verde o azul, bastante más ajada de lo que yo nunca hubiera podido ver.
Me encanta el circo, me ha encantado este libro, lo he devorado como se devoran los libros de fotografía cuando algo te entusiasma, he visto colores, texturas y sensaciones. Me he emocionado ante las reacciones de los animales y de algunas personas.
Un libro que es capaz de hacerme sentir cosas siempre será bienvenido en mi biblioteca.
Lo malo...se está haciendo una película y Robert Pattison será Jacob...espero que aprenda algo de Sean Penn, un gran August o Tío Al.
jae Tanaka
Metro 2033 es, probablemente, uno de los libros con más ideas por centímetro cuadrado de papel que he leído. Y buenas, muy buenas. Es difícil crear un mundo postnuclear que no apeste a refrito de Mad Max, y Glukhovsky lo consigue de sobra. El Metro de Moscú es un "marco incomparable" para mostrar en poco mas de 500 páginas terrores oscuros y desconocidos y otros con los que estamos más familiarizados: lo que venimos llamando comunmente "el prójimo". Glukhovsky no tiene miedo de mojarse en temas filosóficos, religiosos y morales. Si no estubiese tan sobado, diría que es una fábula de la situación actual y bla bla bla...
Pero el libro no es perfecto. Desde mi punto de vista, a la prosa le falta un punto de poesía, de experimentación, que habría reforzado aún más el magnífico ambiente que recrea el autor. Además, a pesar de que el protagonista tiene una misión clara desde el primer capítulo, al incesate acumulación de eventos acaba por diluirla, y datos y personajes que inicialmente parecían importantísimos desaparecen y quedan inexplicados al acabar un capítulo. Tal vez estén de vuelta en Metro 2034, o tal vez sea parte de ese "horror vacui" que parece sentir el autor al enfrentarse a contar una historia en una red de metro vacía y mortal.
Recomendado? Si, pero con acotaciones: Metro 2003 es una novela para aficionados al género y que tengan ganas de poner de su parte el "apartado visual" de la obra.
Ahora, a ver si me pillo el juego de XBOX!! XD
gema
Una auténtica joya teatral, un repaso moral a una sociedad pacata y falsa, la burla del sexo, el analfabetismo femenino, la mojigatería religiosa, el miedo a lo desconocido, el respeto, la honestidad y el honor, la mentira.
De todo esto habla una pequeña "obra" de teatro que acabo de leer, corta en extensión, enorme en contenido, calidad y literatura. Cuando te topas como lector con obras maestras como esta descubres lo lejos que puedes estar como escritor de grandes maestros como Arthur Miller.

¿Quién no ha oído hablar de las brujas de Salem?, ¿Quién no puede contar más o menos su historia?

En el pueblo de Salem, un grupo de jovencillas es descubierta mientras bailaban por la noche por el reverendo Parris, alguna de ellas enferma, lo que lleva a encender la mecha de lo tenebroso, debido a que Abigail, la sobrina del reverendo, es una de las jóvenes descubiertas, él tiene que demostrar que ella y sus amigas no estaban haciendo nada malo.
El deshonor no puede entrar en casa del reverendo. Así comienzan las acusaciones y los reproches, pero Miller nos introduce más en la psique del pueblo puritano de Salem. Descubre que Abigail, la cabeza pensante de esta broma macabra, está enamorada de Proctor a quien ha conocido carnalmente pese al matrimonio de este, naturalmente la mujer de Proctor es acusada directamente por Abigail de brujería, ella y 25 mujeres más, ninguna de las cuales "confesará" sus malvados contactos con el diablo, naturalmente no se puede confesar lo que no se ha realizado.

Proctor, arrepentido de su aventura extramatrimonial con una niña que está manipulando de tal manera al pueblo, y a pesar de que su honor se vea mancillado si reconoce este error, va al tribunal a convencer al juez, al pastor y al pueblo de que Abigail unicamente miente, ella y las que la rodean. Durante el alegato de Proctor y para anular el testimonio de una de las jovencillas que estaban en el bosque y posteriormente se retractan, se produce una de las "apariciones demoníacas" en forma de pájaro más estremecedoras que yo haya podido leer.

Acabo de terminarlo y aún me recorren por el cuerpo las cosquillas que deja la buena literatura, obra llena de pasión, dolor, honor, sentimiento. Con un dominio del lenguaje y del teatro increíble. Se hace corta, deseas más.

Miller consigue que quieras matar con tus propias manos a niñas indefensas que se dejan llevar por "futuras rameras" como Abigail. Deseas que la iglesia no tenga tanto poder, te das cuenta de que el miedo irracional a lo desconocido comienza cuando una mujer puede leer, como en el caso de Elizabeth Proctor detenida por leer tal y como le dice a su marido justo antes de que caiga sobre ella el peso de la moralidad. Te estremeces ante los relatos de lo que pasó en Salem, de los "interrogatorios" a los que algunas personas fueron sometidas...que no superaron.

En fin, que deseas tener honor, como alguno de los personajes y decir..."Más peso"

Una lectura obligatoria, una gran recomendación, una obra maestra del teatro.
gema
Decidí leerme EL TIEMPO ENTRE COSTURAS de María Dueñas, cuando ví que su portada aparecía en cualquier parte, cuando ponía la radio y oía a la autora hablar, cuando vi el libro pasar de mano en mano, entonces decidí que había que darle una oportunidad. El tiempo en que está narrado me apasiona: Segunda República Española-Guerra Civil-Posguerra mezclada con Guerra Mundial; la protagonista, una modistilla de segunda generación también me llamaba la atención, al fin y al cabo mi madre es modista y me he criado entre patrones.
Sira Quiroga es hija de madre soltera en la España de Azaña, en aquella en que echamos a un rey putero y golfo que no servía para nada y en el que una "panda" de políticos desordenados echaron a perder una de las mejores generaciones culturales que ha dado este país. Si señores, pese a ser republicana de esas de tres colores en la bandera, considero que la culpa de la guerra fratricida que sufrió nuestra sangre durante tres años fue culpa de una panda de irresponsables que pensaron que podían hacer en nuestro país una segunda Francia, atea o laica, sin curas o militares...mmmm, señores, se toparon con la España de puchero, misa y rosario femenino mientras los hombres tomaban un chato de vino en el bar, bueno con eso y con un militarcillo de medio pelo que estaba paseando por Marruecos y al que se le hinchó el único testículo que tenía para liarla parda.
En fin, que me pierdo por los recovecos de mi pensamiento, Sira - ¿Quién se llamaba así a principios del siglo XX? - es una joven hermosa y bastante influenciable a la que ha criado una madre fuerte, de esas que nos han idealizado a todos, de la que se enamora un joven timorato aspirante a funcionario, en el momento en que se prometen y las cosas comienzan a ir mal en el taller de costura, el joven funcionario decide que Sira tiene que estudiar mecanografía para hacerse con un puesto de funcionaria como el que él acaba de conseguir, recordemos que estamos en tiempos de la República y aún estaba permitido que una mujer trabajase.
Sira, con su joven prometido, van a comprar una máquina de escribir, en la central de Olivetti la protagonista conoce a Armando, un vividor que la hará dejar a su novio y comenzar una vida rodeada de pequeños lujos y grandes alternes, ella se irá a vivir con él y comenzará a llevarse mal con su madre, hasta que recibe un aviso de ella para que vayan a conocer a su padre. Su padre es un importante ingeniero que tuvo una relación con la madre de Sira mientras ella servía en su casa, pero naturalmente al pertenecer los dos a mundos tan distintos, dicha relación no pudo seguir adelante y la madre de Sira dejó el trabajo y sacó adelante a su hija. El padre de la protagonista la cede un montón de dinero y un montón de joyas y las recomienda que abandonen el país. Sira, inocente cual mariposilla, se lo entrega todo a Armando quien la promete que se pondrá en contacto con una empresa Argentina para invertir todo lo que ha recibido Sira de manos de su padre, al poco tiempo Armando y Sira huyen del pais precipitadamente para comenzar una nueva vida en Marruecos y esperar allí la respuesta de la empresa Argentina. Sira se queda embarazada, Armando la deja, Sira tiene que abandonar el hotel en el que se han alojado durante más de tres meses, cuando abandona el autobús en el que ha huido, se desmaya, pierde al niño, pasa una convalecencia de ocho meses, el comisario una vez restablecida la lleva a casa de una mujer a la que vigila constantemente y la avisa de que tendrá que abonar la deuda y hacerse cargo de la demanda que han interpuesto contra ella por el robo de las joyas de su padre.
Candelaria, la dueña de la pensión en que la deja el comisario finalmente la ayuda a instalarse como modista con la única condición de repartirse los beneficios. Sira va finalmente haciéndose con una clientela y de repente conoce a Rosalinda Fox, la amante de Juan Luis Beigbeder, el que posteriormente sería ministro de Exteriores de Franco, gracias a Rosalinda, Sira accederá al mundo de glamour que existe en el protectorado español mientras en España la gente muere de hambre y miedo. Sira conocerá a mucha gente importante, entre ellos a Marcus Logan un periodista que logrará evacuar a su madre de Madrid y llevarla a Marruecos en que su hija triunfa.
Una vez que la guerra termina en España, Rosalinda y su amante van a Madrid, donde comenzarán a mover los hilos para que Sira vaya a Madrid y comience a trabajar como espía para el gobierno inglés y evitar que España entre en la II Guerra Mundial de mano del pueblo alemán. A partir de aquí la historia de Sira se transformará en la historia de una espía, de la que nada más se puede contar.
Un folletín, eso es lo primero que pensé cuando me leí las 20 primeras páginas del libro, un folletín cargado de tópicos: la hermosa modistilla hija de madre soltera, cuyo padre es un rico empresario, y que deja todo por un calentón; a la que le roban todo el dinero que su padre le ha dado porque a pesar de buen rico tiene un buen corazón; una llamativa mujer que la ayuda en su inclusión en lo más alto de la sociedad que la rodea; un joven aventurero que la ayuda en lo más importante y del que se enamora pese a estar aún resentida por el amante que la traicionó, y con el que naturalmente volverá a encontrarse; un reencuentro con su primer amor; unos personajes estereotipados.
Aún así no puedo decir que el libro esté mal escrito, la autora conoce el ritmo de las palabras, pero su romanticismo empalagoso a veces hace que a algunos lectores nos aparezca una sonrisilla burlona.
Libro interesante para las lectoras de novela romántica, mujeres de más de 45 años a las que les guste la novela fácil para leer en el metro o en un parque mientras cuidan a sus nietos.
Eso si, si os lo leéis prepararos para un final digno de Mentiras Arriesgadas, con menos acción eso sí, pero casi igual de cómico.
gema

Segundo libro a comentar en formato electrónico, le vi en una página y su título me llamó la atención, busqué a la autora y me convencí...debería leerlo.

Al abrir sus páginas (es un decir...) me encontré con un retrato costumbrista de la sociedad sureña americana en Nueva Orleans, Laurel- la protagonista- se encuentra en la consulta del oftalmólogo junto con su padre el Juez McKelva y su segunda mujer, la joven Fay. En la consulta, el doctor un antiguo amigo de la familia decide que tienen que operar de una lesión en el ojo al juez, que fallecerá poco después de someterse a la operación. Las dos mujeres acompañan al muerto en su ultimo viaje desde Nueva Orleans a Mount Salus para enterrarle, tras el entierro Laurel descubrirá por qué siempre ha sido la hija del optimista.

Eudora Alice Welty fue una escritora estadounidense de novelas y relatos cortos del Sur de EEUU, con esta obra obtuvo el Premio Pullitzer en 1973.

Obra corta, marcadamente americana, llena de escenas intimas y magníficamente descritas como las de cualquier lienzo de Edward Hopper, con un relato tan rico como cualquiera de Capote, como una narracción tan bien llevada (o mejor incluso) que cualquiera de Hemingway.

Una novela que necesita ser leida y disfrutada, no es demasiado larga, por lo que sacarse un billete de tren y llevarsela de viaje en estos días de canícula veraniega es una de las mejores ideas que se pueden tener.


gema
Un cuento para niños que comienza en la noche más fria de Edimburgo. En la casa de la doctora Madeleine nace un niño con el corazón congelado, y ella, como reparadora de cosas imposibles tiene que ponerle un corazón de repuesto...qué mejor que un reloj de cuco que le hará vivir, pero eso si, con tres importantes premisas:

Uno: NO TOQUES LAS AGUJAS.Dos: DOMINA TU CÓLERA.
Tres: NO TE ENAMORES NUNCA.

LA MECÁNICA DEL CORAZÓN DEPENDE DE ELLO


El problema empieza cuando Jack conoce a la joven cantante Acacia, entonces su vida dará un giro, conocerá el mundo del que Madeleine le ha intentado mantener al margen y viajará en busca de su bella y miope amante.

Mathias Malzieu es un famoso cantante de Rock en Francia y autor de varios relatos cortos, entre ellos este último que se llevará proximamente al cine...o eso dicen.

Es un cuentecillo lleno de magia, metáforas, risas, amor y odio, con una lírica francesa enmarcada en toques roqueros y andaluces, con luces y sombras, rico y pobre, frio y ardiente.
Un cuento que disfrutar no solo en las noches más frias en las que pueden nacer personajes tan singulares como Little Jack, sino en los días más luminosos y calientes en los que Miss Acacia puede entonar una de esas canciones flamencas que hacen restallar las manillas del corazón de Jack para que prácticamente deje de latir.
Para leer despacio, disfrutando de la prosa tan rica y tan francesa...un placer de librito.
Eduardo Martínez

Cuando somos niños nuestro mundo está poblado por mil y un seres imaginarios, por lugares de fantasía. El flautista de Hamelín o el marqués de Carabás, el gato y sus fabulosas Botas de Siete Leguas, el feroz lobo del bosque, brujas o hadas; todos ellos viven dentro de nosotros y son tan reales como nuestros adultos. Sin embargo llega un día, más tarde o más temprano, que los desterramos a lo más profundo e nuestro ser, creyendo que se han ido para siempre. Craso error.

Obras como esta que me ocupa se encargan de devolvernos, aunque solo sea por unas horas, al lugar que habitábamos en nuestra infancia y del que nunca deberíamos de haber salido. Stardust es un hermoso y perfecto cuento de hadas. Es esto, y algo más. Es una magnífica obra de arte.

Neil Gaiman, para los que pululamos por el mundillo de la subcultura (desde el cariño), no necesita presentación. Sin embargo para el común de los mortales no viene nada mal. Este escritor británico, nacido en 1960 en Porchester, ha alcanzado reconocimiento mundial gracias a su labor como guionista de comics. Su obra más destacada, The Sandman, está ampliamente reconocida como uno de los comics más originales e influyentes de la historia del Noveno Arte. Sin embargo Gaiman, que ha seguido trabajando de forma principal en el mundo del comic, tiene una obra literaria nada desdeñable, en la que destaca con luz propia su producción de cuentos y novela corta. Y, en la opinión de este humilde lector, es en este último medio donde el genio de Gaiman brilla con luz propia. Porque Neil Gaiman es un narrador de cuentos sublime, capaz de devolver a la vida el universo tradicional de los cuentos de hadas sin que pierda ni un ápice de modernidad en el proceso. Cuando vemos el mundo a través de Gaiman descubrimos, asombrados, que la magia subyace en todas las cosas; que lo fantástico convive con lo real en armonía, y que tan solo hay que saber mirar para encontrar.

De la obra de Gaiman es difícil escoger un solo libro que recomendar. Es más, recomiendo todos. Pero como hay que empezar por alguno en especial, ahora que la canícula estival nos tortura y los libros se convierten en un refugio extraordinario, Stardust es la recomendación de este lector.

Stardust, que cuenta con una notable adaptación cinematográfica que he aprovechado para ilustrar estas líneas, es la clásica historia de un joven, Tristran Thorn que parte en un viaje asombroso en busca de una estrella fugaz caída, luchando por lograr el deseo de su corazón. Una historia que hemos leído miles de veces, pero jamás tan bien escrita como aquí. Un cuento de hadas a un tiempo clásico y a un tiempo moderno. Una joya en forma de libro, un billete para regresar al mundo de nuestra infancia, al País de las Hadas. Querido lector, si usted añora los días felices de la infancia, y quiere volver a sentir ese asombro que solo se siente en la niñez, aunque solo sea por un instante, este es su libro. Palabra del Espíritu de las Navidades Pasadas, que algo entiende de esto.
Eduardo Martínez

El espíritu de Billetes de ida y vuelta ha sido desde sus comienzos el de dejar por escrito la opinión, más o menos valiosa, de los cuatro miembros que formamos esta pequeña bitácora de entusiastas lectores al respecto de aquellas obras literarias que, de una forma u otra, creemos que merecen ser leídas. Algo así como una guía con la que orientar las futuras compras de libros, o los próximos prestamos en la biblioteca pública más cercana. Que leer en este país, pese al desconocimiento general y la mala percepción de la realidad, no solo es barato, sino que puede salirnos gratis.

El caso es que la mayoría de las aportaciones que hemos realizado en estos años ha sido para ensalzar los valores de tal o cual obra, recomendando su lectura de forma totalmente desinteresada. Hoy, y sin que sirva de precedente, este servidor de ustedes va a hacer todo lo contrario. Y es que ahora que llegan los calores estivales, y la cercanía de las vacaciones anima a la gente a comprar libros, este servidor de ustedes se dispone a desaconsejar de forma clarísima la lectura del libro que encabeza la presente entrada. Antes de comenzar pongo por delante que me reconozco públicamente como un pésimo escritor, incapaz de escribir algo que sea publicable. Desde aquí mi más sincera admiración a quien si goza de ese talento. Sin embargo sí que me considero un gran lector. Y como este es un espacio de libertad de expresión, voy a hacer uso de ella. Queda dicho.

Es “vox populi” que los premios literarios en este país, con honrosas y casi desconocidas excepciones, son algo así como una peligrosa mezcla entre el compadreo más descarado y la maniobra comercial más abyecta, de forma que la etiqueta de ganador de tal o cual premio ayude a mejorar las ventas. La obra que me dispongo a destrozar es la presente ganadora del que fue, hasta hace cosa de tres años, el más importante premio de novela histórica de nuestro país, el Alfonso X el Sabio (concedido por la editorial Martínez Roca y la Caja Castilla La Mancha). Reconozco que la concesión del premio a un autor tan peculiar como Alberto Vázquez-Figueroa me llamó poderosamente la atención. No en vano hablamos de uno de esos superventas tan cercanos al gran público como alejado en los últimos años de las grandes editoriales y sus chanchullos. Un autor de los que han hecho suyo el género de aventuras. Si a esto le añadimos que la novela se ambienta durante la conquista castellana de las Islas Canarias (la Isla del Hierro, para ser más exactos), de las cuales es natural el autor, entonces la cosa pintaba pero que muy bien.

Como primer detalle a destacar negativamente de Garoé debo decir que la he terminado, pese a que apenas son trescientas páginas con un cuerpo de letra y un interlineado considerable, gracias a un supremo acto de fuerza de voluntad. A día de hoy tan solo hay dos libros que he dejado sin terminar por considerarlos un auténtico coñazo. A saber, “Los hijos del Grial” de Peter Berling y el “Ulises” de Joyce (vale, que mucha obra maestra pero que se la trague su bendita madre). Garoé ha estado a punto de completar la trilogía. Pero no le quitaré méritos a la novela, porque ya se ha convertido en la pero de los últimos cinco años, que tiene cojones la cosa. Y es que Garoé es una novela con un inexistente ritmo narrativo, plagada de personajes vacios, insulsos, con unos diálogos que si no dieran pena darían risa. Un canto lamentable al buen salvaje, a los males del hombre moderno, y un largo etcétera de clichés sacados del movimiento new age sesentero y setentero más rancio e insufrible (que mierda fumaba esa gente, por Dios). Joder con la dichosa pacha mama de los huevos. Una obra que de aventuras tiene lo que tengo yo de monja ursulina. Una sucesión de datos inconexos y asombrosamente escasos acerca del periodo en el que supuestamente se ambienta la historia. Porque si me dicen que está ambientada en Marte y nos cuenta la conquista de la Ínsula de Fortinbras por las legiones cordobesas, me deja exactamente igual. Lamentable de principio a fin. Una vez terminada su lectura es inevitable preguntarse si ha sido realmente Vázquez-Figueroa quien la ha escrito. Y de ser afirmativa la respuesta uno no sabe si dudar entre que este autor que gozaba de todo mi respeto ha perdido los papeles, o si le encargaron engañar a los lectores rellenando trescientas páginas de la forma más estúpida posible. Porque Garoé es, lo que se viene diciendo, una auténtica mierda. Así, sin paños calientes. Si esta obra la hubiera presentado un escritor llamado Luis Domínguez o Roberto Rodríguez, la habría recibido de vuelta a casa en cuestión de una semana, con una notita rogándole que jamás, y quiero decir jamás de los jamases, volviese a atentar contra la inteligencia de los miembros del jurado enviando un bodrio como ese. Que mejor que se pusiera a criar gorrinos en las dehesas extremeñas. Una obra que ninguna editorial medianamente seria habría publicado en la puñetera vida.

En fin, que si usted amable lector, coincide con mi criterio respecto a las obras que anteriormente he recomendado, entonces no se acerque a este libro ni por prescripción médica.
Eduardo Martínez

Llegan ya los días de rigor estival, y aunque el tiempo nos pide, quizás, recurrir a la novela más sencilla para evadirnos, no puedo resistirme a entregar este billete. Probablemente el más especial de cuantos he dejado aquí constancia. En estos días en los que media España acaba viajando hacia las playas mediterráneas, es el mejor momento para que ustedes descubran el Breviario Mediterráneo de Predrag Matvejevic.

El Breviario Mediterráneo es algo más que un simple libro. No es solo un ensayo, ni una novela, ni un libro de viajes; es mucho más que todo eso. Es una pequeña y hermosísima pieza de orfebrería. Este breviario es un pedazo del único mar que podemos gritar con orgullo que es nuestro. El Breviario de Matvejevic es, quizás, la obra más hermosa que jamás se haya escrito acerca de este mar centro del mundo. Es salitre, genista, y olivar; es sombra de parras en la plaza pública, mujeres vestidas de negro con mirada triste y sabia, a la espera de hombres que partieron en cóncavas naves de negra panza a lejanas guerras. Penélope eterna bajo un sol cálido y en ocasiones cruel. El breviario Mediterraneo es todas y cada una de las múltiples facetas de un mar de antiguos dioses; es Palermo, Constantinopla y Valencia, es almadraba, y nave de vela latina. Es un monumento literario que nadie debería desconocer. Una obra maestra que perdurará.
gema
Demos la bienvenida al mundo del libro electrónico.
Segundo libro que he leido en mi casi recién estrenado Papyre (obsequio de Javi), el primero es tan impactante que prefiero hacer una segunda lectura antes de compartirlo.
Maldito Karma de David Safier es una sátira cómica sobre una presentadora de televisión: Kim Lange, a la que acaban de dar un premio, su matrimonio ha perecido bajo su yugo; no conoce a su hija, está gorda, se la ve el culo en la fiesta ya que el vestido que había elegido está en Montecarlo y ella recibe el de una "mujer de acompañamiento" que tendrá que ponerse el suyo...unas tallas más grande; Kim, después de celebrar su premio poniendole los cuernos a su marido...fallece y se reencarna...y se vuelve a reencarnar...y se volverá a reencarnar hasta conseguir el karma suficiente que la permita....
Comedia en el más puro estilo Christopher Moore, sin complejos; Kim, acompañada en alguna de sus reencarnaciones por Casanova, si señores por Giacomo Casanova, tendrá que descubrir que el karma puede ser tan maldito como benditas tus acciones.
Sin dejarte llevar por la moralina que puede tener el libro, al fin y al cabo tiene una moraleja más que clara, puedes disfrutarlo y reirte...que viene muy bien en estos tiempos.
gema
Durante mis vacaciones de semana santa he leído este libro, uno de los libros que hay actualmente en el mercado menos adecuados para las jornadas “religiosas” en las que el país está inmerso.

Francia, antes de la revolución francesa, en una villa burguesa aparece una niña a la que los dueños de la villa ponen el nombre de Judith por ser el santo del día. Resulta ser una joven inquieta, orgullosa y valiente. Crece rodeada de todos los privilegios y lujos que un burgués podría tener antes de la Revolución francesa, hasta la boda de su hermanastra, una boda con la que la novia no está conforme…tras la boda, que naturalmente se realiza y durante los tres días del banquete posterior, las vidas de las dos mujeres cambiarán para siempre. Helene, la novia, desaparece…y Judith se enamora.

A partir de ese momento y en uno de los momentos más convulsos de la Historia, Judith y Charles cruzarán sus caminos una y mil veces; se unirán, se odiarán, se amarán, se despreciarán…y acabarán juntos para siempre.

Me gusta mucho la prosa de este libro, sus descripciones, su literatura, todos sus giros y sus composiciones de lugar, su elegancia al contar actos tan terribles como los que sucedieron durante la revolución, la escritora es una de esas personas que sabe describir, que sabe contar…que de vez en cuando te da un pellizquito en el corazón…hasta….hasta que la historia que me estaba contando, se transforma en un culebrón. Entonces, todo lo que me había gustado de la narración se transforma en una pantalla de televisión, en la que con un acento afrancesado, dos jóvenes enamorados se aman y se odian, para contarme la misma historia de nuevo. La autora podía haber aprovechado un poco más ese alucinante escenario histórico en el que había decidido realizar su historia de amor y jugar un poco más con nosotros, lectores inconscientes y acercarnos incluso hasta el filo de la hoja que degolló a María Antonieta.

Para disfrutar de buenas descripciones.

gema
No todas las historias de amor tienen que ser entre un hombre y una mujer, a veces el amor más puro, el más sincero y el unico que será eterno es el amor de un padre por su hijo.

Si el amor fraternal se encuadra dentro de un mundo apocalíptico en el que no reconoces nada de lo que antes te parecía habitual, o no conoces nada...sencillamente por que nunca lo has conocido, ese amor se convierte en tu única válvula de escape, en tu clavo ardiendo, en tu salvación.

En la primera novela, que no la última de Cormac McCarthy que leeré, he descubierto una maravillosa novela de AMOR, un amor en mayusculas entre un padre y un hijo, un amor y una desesperación incontrolables, un deseo de estar siempre juntos y un mundo que se ha desmoronado a su alrededor convirtiéndose en un erial implacable en el que sobrevivir es la única meta. Escrito sin nombres, con adjetivos desgarradores, con pausas imposibles y descripciones implacables, me llevó hasta el llanto que tuve que controlar en el metro para no demostrar mi sensibilidad ante el duro mundo que nos rodea.

Solo puedo describirla con un adjetivo: EMOTIVA.

Deseando enfrentarme a ella en Inglés y recomendándola a todos los buenos lectores que por aquí se pasan (no son muchos, pero creo que buenos)

Para disfrutar de la buena literatura.
Eduardo Martínez

Afronto la crítica de esta novela con cierto temor, puesto que sé a ciencia cierta que el padre de la misma leerá estas líneas. Y como conozco de primera mano lo que significa ese “amor de padre”, los desvelos e ilusiones que conlleva, y el enorme (como esto es España quizás sería mejor decir titánico) esfuerzo que supone el llegar a ver algún día tus escritos en negro sobre blanco en las librerías, daré un veredicto rápido para tranquilidad de Rafael González. “El secreto de los dioses olvidados”, es un magnífico y honrado ejercicio de entretenimiento que combina con una naturalidad pasmosa géneros tan diversos como la novela histórica, la ciencia-ficción, la fantasía... En resumen, una muy buena novela de aventuras.

Dicho esto y con ánimo de entrar en detalles que, espero, sirvan al autor para conocer cómo ven los lectores su obra, pasaré a destripar la novela, en el buen sentido de la palabra. Como he dicho antes, en “El secreto de los dioses olvidados” Rafael González se lanza a la difícil tarea de combinar una enorme variedad de géneros literarios con el honrado fin de entretener al lector. Y a fe mía que lo logra de forma exitosa. La historia discurre en las postrimerías de los años veinte de una Europa muy distinta de la nuestra; una Europa donde los ejércitos germano-rusos de unas vencedoras Potencias Centrales en la Gran Guerra campan a sus anchas. Con media Francia ocupada, los servicios de inteligencia aliados llevan a cabo una guerra sucia y silenciosa con el fin de revertir la situación. En esta Europa convulsa, con sus frágiles juegos de alianzas, surge un descubrimiento relacionado con el mito de la Atlántida que puede cambiar la faz de la tierra para siempre. Es en este atractivo escenario ucrónico donde los protagonistas de la novela nos llevan de forma trepidante de una punta a otra del continente europeo, en pos de ese “secreto de los dioses olvidados” que reza el título de la obra.

Con un uso del lenguaje más que correcto, la narrativa de Rafael González tiene una peculiaridad que es tanto lo más original como lo más flojo de “El secreto de los dioses olvidados”, y que de trabajar en ello podría convertirse en su sello personal. Cuando uno lee esta, su primera novela publicada, no puede evitar la sensación de estar leyendo un comic novelado. La estructura narrativa se aleja de la tradicional para aproximarse a una más cercana al medio audiovisual. Creo que el autor debería profundizar mucho en esta línea, puliendo los agujeros negros que interrumpen la continuidad de la trama de una forma un tanto brusca (una lástima, vista la agilidad de la que puede hacer gala en gran parte de la novela), consiguiendo con ello una forma totalmente nueva de narrar. Sea como fuere aquí me tiene para comprobar, si hay suerte y sigue escribiendo, si su evolución va por ese camino que puede resultar sumamente interesante. Otro de los puntos débiles de la obra es el, en mi opinión, insuficiente desarrollo de los personajes. Estos se muestran un tanto planos, fríos al lector, impidiendo empatizar con los mismos, restándole gancho a la historia. No obstante cabe recordar que esto sucede en la inmensa mayoría de los autores nóveles. Es fácil suponer que los personajes para el escritor tienen un pasado y una enorme gama de matices que los hacen únicos. En su imaginación están vivos. Sin embargo el lector necesita de pequeños detalles que les doten de profundidad. Por poner un ejemplo cinematográfico, en la película Blade Runner algo en apariencia tan intrascendente como las fotos en blanco y negro del apartamento de Deckard cargan al personaje de una enorme profundidad. Lo hacen más humano a nuestros ojos. Sea como fuere estos dos pequeños peros no desmerecen, en absoluto, el conjunto de la novela, puesto que la trama se desarrolla ante nuestros ojos con la precisión de un mecanismo de relojería, en la que cada pieza ha sido colocada de antemano para terminar funcionando con una precisión fascinante.

En resumen, si es usted amable visitante de esta bitácora un amante de las buenas novelas de aventuras, en el sentido más clásico y hermoso, no deje pasar la oportunidad de descubrir “El secreto de los dioses olvidados”. No se arrepentirá.
gema

Una novela ligera, con un toque romántico de El gran Gatsby, en la que se mezclan la solidaridad de los asistentes sociales que apoyan a los "sintecho" y la obsesión por encontrar un motivo.
Cuando era más joven, Laurel salía todos los domingos a montar en bicicleta hasta que intentaron violarla, a partir de ahí su vida no fue igual, poco a poco fue reconvirtiendo su vida y tras acabar la universidad decidió trabajar como asistente social en una ONG para los "residentes de la calle".
Un día fallece uno de ellos al que ella ayudó hace unos años, entre sus pocas pertenencias está una caja llena de fotografías y entre ellas, una joven montada en bicicleta que perfectamente puede ser la misma Laurel.
A partir de aquí, tienes dos opciones...o leerte el libro o imaginartelo.
Si te lo lees, te vas a sumergir en la prosa ligera de Chris Bohjalian, una literatura amena que engancha.
Si no te lo lees, te vas a perder un final sorprendente e inquietante.
Tu decides...al fin y al cabo lo que nos hace estar vivos son nuestras propias decisiones.
jae Tanaka
Me da igual que lo llamen basura pulp o una de las mejores novelas norteamericanas. Para mi, "Warlock" ha supuesto un "antes y un después" en mi vida de lector. A partir de ahora, no seré capaz de respetar a otro personaje más que a John Gannon, de paladear otro calor que no sea el de la forntera mexicana, o de pensar en un villano mejor que Tom Morgan.
Warlock se ha convertido en mi novela favorita, y no porque sea de vaqueros (que ya es un tanto a favor), sino que porque presenta al héroe que todo tío querríamos ser: Gannon tiene ese toque épico del que busca la redención, por encima de su vida incluso. Gannon es feo, fuerte y formal, y queda totalmente por encima del que aparentemente es el protagonista, Clay Blaisedell. Lo mismo ocurre con Kate Dollar y su contrapartida femenina. Es como si las sombras fuesen mucho mas luminosas que las luces.
Podría lanzarme a escribir y rellenar muuuuchos párrafos sobre este libro, pero prefiero simplemente recomendarlo y que cada uno se forme su opinion.
gema
Como un blues escrito cuando eres adolescente. Como una de esas historias que todos vivimos.
La historia comienza cuando los 4 protagonistas: John, George, Ringo y Paul tienen 13 años y están a punto de dejar el colegio para empezar el instituto, sus vidas continúan juntas, tienen un proyecto de formar un grupo, conocen a sus parejas, algunos las dejan y otros se casan, comienzan algunos a trabajar, otros dejan los estudios, algunos viajan...
Y así podríamos seguir en el blues ese o mejor dicho, en el rock que es la adolescencia y posterior juventud.
Un libro denso, pesado, con grandes frases y buenos diálogos...literatura escandinava, y no es de misterio.

Un autor de pequeñas historias en pequeños sitios nórdicos como Oslo. Una novela que aunque bastante larga, son más de 500 páginas, es agradable de leer, una novela en la que el fondo musical de el grupo al que hace referencia el título es solamente el marco en el que dejar la impronta de una juventud que a todos nos acabará marcando el futuro, y más en una época tan convulsa como fueron los últimos años de la década de los 60 y los primeros de los 70.
Literatura nórdica sin asesinatos...que de vez en cuando también está bien.