gema
Firmin, una rata que lee.

Es la excusa para presentar a la gran mayoria de los lectores del mundo, somos personas solitarias, ávidas de lecturas - tanto que hasta nos comeríamos los libros-, un pelin hurañas, imaginativas y sobre todo incomprendidas.
Por qué un ratón o una rata no pueden leer, por qué tanto asco hacia la gente diferente, ¿por qué?

Con un humor un tanto irónico y satírico, Sam Savage nos describe a una rata lectora, una rata que nace sobre los restos mordisqueados de una de las grandes obras del siglo XX, una de esas de las que todo el mundo habla y que casi nadie ha leido.

Firmin es una rata en un mundo que se destruye y se va desmoronando a su alrededor. Pero él, encuentra su sitio en la imaginación que desprenden todos los libros que tarde o temprano serán destruidos.

Una obra pesimista, una lectura increible.