gema
Reconozco que estas vacaciones de verano he hecho el vago, ni siquiera he leido todo lo que debería, pero eso es algo que tiene remedio.

Mi primer libro del nuevo curso ha sido En el nombre del cerdo de Pablo Tusset, una novela de misterio mezclado con toques de psiquis y altamente social. Tiene un alto componente humorístico mezclado con grandes dosis de cinismo irónico.
Una mujer aparece asesinada y descuartizada, no sé si esta sería la palabra correcta, en un matadero de cerdos de un pequeño pueblo serrano, las partes que formaban el cuerpo de la mujer están diseccionadas, tampoco creo que esta sea la palabra correcta, como las de un cerdo, es más, algunas aparecen en una bandeja como las que puedes comprar en el super pero no meter en una bolsa de plástico ;)
En la boca tiene escrito EN EL NOMBRE DEL CERDO.
Desde la ciudad acude el comisario principal Pujol, un hombre a punto de jubilarse y de disfrutar de un merecido descanso junto a su mujer Mercedes, pero que a lo largo de la novela sufrirá una evolución/involución que comienza en el mismo viaje hacia el pueblecido del valle de Horlá, mientras en la radio se oye a Manu Chao. En Nueva York, T intenta comerse a bocados la gran manzana, pero una pelirroja irlandesa se mete en su camino, la violencia innata de P se lo come, se enamora de la ciudad y de sus sueños, recupera su psique y viaja con ella, y vuelve a España, para acabar en el pueblecito de Horlá donde se ha cometido el crimen.
La Psique juega un alto componente dentro del desenlace de la novela, el cinismo irónico del autor me encanta y sobre todo...me vuelve loca como escribe, hacía tiempo que no encontraba un libro escrito tan bien.
Gracias señor Tusset
Etiquetas: , edit post