gema
Si perteneces a un país que es conquistado después de haber provocado una guerra mundial...y eres mujer, tienes mucho que perder.

Alemania, 1945, una periodista, cuyo nombre nunca se sabrá por su expreso deseo, sufre en sus escasas carnes la victoria aplastante de los rusos, la prostitución por un poco de protección, la necesidad de algo de alimento, el trabajo sin saber si va a obtener ningún tipo de beneficio.

Los vencedores machacan a los vencidos, o mejor...a los habitantes del país vencido, las vencidas tienen que dejarse machacar delante de aquellos que han jurado siempre defenderlas, comer hierbas, hacer caminatas de más de 20 km para encontrar algún caballo o rata muerta que llevarse a la boca, vender su cuerpo y su alma, dejarse violar para obtener un poco de protección y alimento.

Esta periodista, narra en primera persona su vivencia, su caída desde la azotea que había llegado a ser un nido de amor hasta lo más profundo de su ser, con la frialdad con la que se pueden contar estas cosas, con el pánico que nos da a las mujeres todo por lo que ella pasa, con la cólera de los vencidos sin la capacidad de alzar lo más mínimo la voz.

Un dolor en el estomago constante, una punzada de rabia en la vagina, un miedo que recorre la espalda y eriza los pelos del pubis.

Una mujer en tiempos de guerra, abandonada por los vencidos, masacrada por los vencedores. Violada, humillada, vilipendiada, echada por tierra.

Pero lo peor, sin sentimientos que la hagan ser capaz de levantarse...aunque ella pudo.
1 Response
  1. Igual suena muy frivolo, pero es como si este libro respondiese a esa pregunta de Randy en Clerks... Qué pasa con los trabajadores de la Estrella de la Muerte, los que no eran soldados? Que te responda a esa pregunta una mujer de carne y hueso tiene que ser sobrecogedor.
    Este si lo leeré.