gema
No se ni como empezar...
A todos nos gustan las pelis de mafiosos, a todos nos encantaría conocer a alguien como Al Capone o como El padrino...o como Paul Newman y Tom Hanks en la Magnifica ROAD TO PERDITION.
Pero, la mafia, camorra, 'ngdrangheta o cualquier tipo de sociedad mafiosa no son asi. Dentro del mundo del merchandising nos han vendido una imagen de familia, herencias, honor, honra a los muertos y a las mujeres que no es tal.


Yo estoy enamorada de esa mafia...no de la real.

La mafia o camorra, o llamemosle una organizacion terrorista (incluso llamada ETA), son entidades con mucho animo de lucro, dominaciones al mas puro estilo medieval donde el amo tiene derecho a pernada y a matar y a morir...en definitiva, donde el amo es dios.
Si eres de Napoles y formas parte, aunque sea de la parte mas baja, de la Camorra que controla todo, solo tienes dos opciones: mueres o matas...vives o te vas, porque allí no hay sitio para nada que no sea controlable por el compadre, el patron, el padrone.
Datos, datos y mas datos...eso es lo que nos da el autor, mucha valentía napolitana y un gran deseo de huir de todo lo que rodeaba a su patria, un gran deseo de contar la verdad y de que todo el mundo lo sepa...
No sabe lo que ha hecho..., pero "Cabrones, aun estoy vivo"
Alfonso

Tras muchas vueltas sobre como estrenarme y un par de lecturas simplemente interesantes, he decidido compartir con vosotros, (oh! bibliófilos y bibliófagos) la lectura que más me impresionó en este pasado 2008.
A primer vistazo de sinopsis, lo tuve en mis manos y lo descarté en 2 ocasiones, ya que la vida de Valentino Achak Deng, un "niño perdido" o refugiado de la guerra de Sudán, me sonaba a esa literatura facilona y sensiblera con toque biográfico que está muy bien porque hace que te enteres de cosas pero que no es muy santo de mi devoción.
Pero era de Dave Eggers, un referente interesantísimo para mi, un autor de los que encabezan lo que se ha llamado "la generación quemada" con Foster Wallace o Zadie Smith y creador de McSweeney's, una editorial destinada a publicar los relatos interesantes de gente que por desgracia no interesa a las editoriales convencionales (sean grandes o pequeñas).
Pues sí, acabó en mis manos y fue una experiencia narrativo-reveladora, una de esas historias que no puedes parar de leer y con las que empiezas a dejar de ver la tele, desayunas leyendo y no tienes relaciones sociales hasta que te la has terminado.
Nos cuenta la historia de la guerra de civil de Sudán a través de un niño que tiene que huir de su pueblo cuando los musulmanes están arrasándolo, pero decide empezar con una su-trama (más bien otra trama) en la que al más puro estilo Tarantino nos cuenta como es asaltado en su casa de Seattle (en la actualidad) por dos delincuentes un tanto salvajes. La narrativa que usa y la manera en que va saltando de una historia a otra es espectacular.
Moviéndose en un terreno propicio para la sensiblería, consigue no caer en ella y te mantiene atento de forma desgarradora, pero consigue que te enteres un poquito de temas tan complejos como son las guerras africanas, los paripés de acogida (y posterior abandono) del primer mundo y la lucha por sobrevivir de aquellos a los que no les dejamos ni el mínimo recurso para ello.
Para los que sintáis curiosidad por él os recomiendo este libro, pero también quiero recomendaros a los amantes del buen leer que no os perdáis de vista a este autor y si podéis, echarle un vistazo a los textos de McSweeney's que hay cosas muy curiosas.
Ah! y como no edita Mondadori....
jae Tanaka
Si hay algo que nos gusta a los españoles es, después de la tortilla de patata y de aparentar, hurgar en la herida, remover la mierda, y ahondar en nuestras miserias. De ahí que el 90% de las películas que se rueden en el país traten sobre un tema que ya apesta: la puñetera Guerra Civil, y lo mismo pasa con la narrativa... Anda que no dio por culo y para rato el enano filogay del Ferrol...
La cosa es que a mi es una temática que me gusta, igual porque, al no haberla vivido, soy capaz de sacarle un tono romántico al asunto, tono que no tiene en absoluto, desde luego. Al autor de la novela le ocurre lo mismo: en ese marco de miserias, catetismo talibán (se puiede llamar talibán a un cristiano de misa diaria?) y asesinatos de tapadillo y casi gratis, encuadra una historia que, aunque sabes como se va a solucionar desde que te expone la trama completa, atrae.
El autor no escribe mal, bien tampoco. Peca de reiterativo y su lenguaje se pasa de florido, pero consigue escribir una novelita interesante y atractiva, más por que por la trama, por el retrato de un pueblo de posguerra que tiene de todo, rojos, nacionales, asesinatos, santas, y su tonto de rigor.

gema
Uno de mis mitos más importantes es Clark Gable, la primera vez que le vi fue interpretando a Rhett Buttler en la maravillosa LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ, me encantaron su personalidad irónica, su forma de ser divertida, sus ganas de reírse de todo incluido si mismo, su "lucha" por las causas perdidas siempre y cuando se pueda obtener un beneficio.
Y todo esto Javi lo sabe, así que me regaló estas navidades una biografía de El rey del cine (que no Elvis): La corona del Rey de Joan Alapont.
Pero, el libro es malo..., está escrito como si un erudito cualquiera cogiera una vida de un triunfador y lo tiñera de metáforas, frases redundantes e inconexas, demasiados datos para una lector que sólo quiere conocer un poco más a uno de sus ídolos. Y ya no hablemos de la edición, ¿nadie le ha dicho al editor que un libro se revisa y se corrige después de estar escrito?.
En cuanto a la historia, es una biografía y por tanto tiene que tener muchos datos, pero ¿por qué no me deja meterme dentro del pellejo del biografiado?, ¿por qué se limita el autor a contar una cosa detrás de otra sin darme rasgos del carácter del biografiado?, ¿por qué, si parece que no le interesa, me cuenta la vida de uno de los ídolos del cine?
En fin, El Rey murió y yo me he enterado de parte de su vida. Gracias por el regalo, aunque sabes que nunca recomendaré este libro.