gema
Una confusión lingüística entre Beatnik y Sputnik hace que Sumire, una mujer que nunca ha sentido ningún tipo de deseo por nadie, denomine de esta determinada manera a su amor Myu, un amor lésbico, apasionado y desmesurado, pero como siempre Murakami habla de sus problemas más íntimos: la locura y la soledad.
Realmente no cuenta una historia de amor, como puede parecer al leer el primer párrafo de este libro, cuenta como tres satélites-persona como el Sputnik, giran sobre si mismos y dan vueltas a la sociedad para no encontrarse nunca o solo durante determinados momentos.
Una nueva obra maestra de este escritor japones.
1 Response
  1. Black Betty Says:

    Amamos a Murakami, este me lo anoto. :-) Un besitooooo