jae Tanaka

Conocí (como lector, no personalmente, jeje) a Ted Naifeh como dibujante del primer arco argumental de Gloom Cookie, de Serena Valentino, y no volví a tener noticias de él hasta que cayó en mis manos el primer tomo de la serie de Courtney Crumrin. Salvando las diferencias (la primera de ellas, el medio: esto es un comic), esta saga tiene todo lo que le falta, a mi parecer, a la de Harry Potter: en ambos casos nos encontramos con aprendices de magia, pero la obra de Naifeh, que además da mil vueltas a la Valentino como escritor, está plagada de detalles que la hacen respirar, que la hacen estar viva, y no ser una simple sucesión de hechos que conducen al final que te imaginas desde la primera pagina de cada libro del gafotas repelente. En dos tomos, Courtney evoluciona a medida que se va viendo inmersa en el mundo de la magia y las criaturas nocturnas, enfrentándose a dilemas morales y tomando decisiones nada políticamente correctas. Pero no sólo Courtney es un personaje bien construido y sólido, Aloysius Crumrin, su tio y mentor, es uno de esos personajes que calan, estética y "personalmente".
Con respecto al arte de Naifeh, decir que, dentro del cómic gótico (Lenore, Gloom Cookie, Favole), es el que más se aleja de los clichés, mostrando una corrección técnicas y narrativa asombrosa tintada de una a veces excesiva influencia de Mignola, pero lo suficientemente personal como para encajar a la perfección con el guión.
Recomendadísimo.
Etiquetas: edit post
1 Response
  1. Paco Says:

    Cierto, más que recomendadísimos los tres volúmenes. El segundo me sorprendió por el dibujo descarnado de "Bloodybobes", la refinada venganza de Courtney y la viñeta "pista" de los hongos. En el tercero "dibuja" con trazos mucho más humanos los cuatro entornos en los que se mueve Courtney: el "ghetto", el pijo, la familia advenediza y el inframundo. Me encantó como enlaza fantásticamente el sórdido barrio de sus padres con el mundo mágico mediante el elegante duelo que sostiene Courtney con la madre de Malcolm "caraculo".

    ¿Sabes si la miniserie acaba aquí? No se avanza el título de una cuarta entrega y la escena familiar parece concluir la historia dejando la puerta entreabierta... hasta que pasas la página y Aloysius vuelve a ser (co)protagonista.

    Un cómic que me hubiera encantado leer hace 36 años, claro que entonces éramos más ñoños y leíamos "Turok", "Red Ryder", "Superman" "Batman", "Pumby"...

    Mi hijo me lleva ventaja, con 7 años ya juega a ser Butterworm ;-}

    salu2
    Paco