gema
de Ken Follet. Un libro leído por compromiso ya que es un regalo de reyes...Relato de 500 paginas ambientado en la Segunda Guerra Mundial, la narración es lenta, la trama increíble, los personajes inventados. Tiene todos los rasgos de los escritos de Ken Follett: los buenos son muy buenos y los malos son muy malos y encima tontos, la pareja que se quiere hasta la muerte, los que mueren por la libertad, el personaje autoritario, el tonto del pueblo que encima es orgulloso y que se merece todo lo malo que le pasa.

El final, como siempre, increíble. No me he creído en un solo momento la historia que me ha contado, todos sus personajes son planos, no me ha metido en ningún momento en la historia, solo cuenta paja. En ningún momento demuestra que sea un escritor, se limita a contar, sin descripciones poéticas, sin frases que me llamen a releerlas una y mil veces para analizar su estructura, sin párrafos que me hagan marearme con sus sonidos y con lo que en ellos me cuentan.

La historia que se ha inventado es la de unos jóvenes daneses (adolescentes para más señas) que se ven metidos porque si en la resistencia danesa. Que si la prometida del hermano de uno de ellos es de la inteligencia inglesa, que si el hermano (que también es perfecto como su prometida), es piloto, que si al protagonista le vale con una clase para aprender a pilotar, que si la chica es bailarina y tiene la gran oportunidad de bailar ante el rey y por culpa de otro (nunca se equivocan los protagonistas, siempre son perfectos...), se tiene que escapar del país lesionada...pero volando en el avión pilotado por su futuro amante (como no), y por cierto, de la aviación alemana ni hablar, fallan hasta los misiles antiaéreos con un avión de recreo...

La obra no tiene ni pies ni cabeza, es sencillamente increíble, para los que nos gusta la Segunda Guerra Mundial (por todo lo que conlleva), nos va a molestar la imagen que se da de un Churchill semejante al que nos ha intentado colar este autor, nos va a molestar lo que intenta contarnos durante páginas y páginas, y más que nada nos va a molestar a los lectores de literatura, la literatura es algo más serio (al menos para mi).

No, no me gustan los bestseller y no, no me he leído El código Da Vinci.
Etiquetas: edit post
2 Responses
  1. Denise Says:

    Jiji... pobrecita. Menos mal que a mí sólo me regala libros Fernando y saber perfectamente que NO comprarme! :-) Un abrazo de libretera sin Follet...

    Por cierto, hay best sellers que se salvan, como El niño con el pijama a rayas, o El curioso incidente del perro a medianoche.


  2. gema Says:

    Jo...si a mi también me compra libros Javi, pero es que este me lo compró mi madre (con una ilusión la pobre) y mira que la he dicho veces que no le soporto.

    Bueno, supongo que si, como en todo, pero lo dicho, considero que la literatura es algo más serio que la venta de palabras al peso.