gema
Villa Diamante, finalista del premio planeta de este año. Yo nunca he confiado en los premios, pocos de los premios planeta que me he leído han llegado a tocarme la vena sensible. Este, ni a pesar de ser finalista, ya se sabe que hay gente que dice que es el verdadero ganador, ha conseguido que me meta en la historia.
No hay que negar que Boris conoce su oficio, no en vano fue guionista de culebrones en Caracas, la patria de las mujeres hermosas, de los culebrones y lamentablemente de Chavez. Sabe escribir correctamente, aunque para mi gusto hay veces que su prosa se pierde en preciosismos que hacen que pierdas el hilo de la historia.

Ana Irene y Ana Elisa, dos hermanas de la sociedad burguesa de Caracas, una bellísima y otra no, se ven inmersas a la tierna edad de 10 años en un cambio más de dictador dentro de su ciudad y de su familia, a partir de entonces una estará siempre protegida y la otra no. Es la historia de la venganza y de la construcción de una misma a través de una casa: Villa Diamante.

La historia tiene todos los ingredientes de los culebrones que tan bien conoce el autor, la hermosa, la madrastra malvada, la joven promesa, el amor maduro, el travesti amigo, el dictador y el compinche del dictador, el amor europeo. Lo malo es que no me gustan los culebrones.

No niego que domina el lenguaje como el que más, pero no dejo de pensar que una prosa recargada hay veces que saca a los lectores de la propia historia que el autor quiere contar.

Aún así, la recomiendo, es entretenida, amena y en muchas ocasiones divertida. Un canto a la homosexualidad, un desencanto del amor en el que no sé si Boris cree y un "Adoro Caracas", dicho con la voz y gestualidad del autor.
gema
de Ken Follet. Un libro leído por compromiso ya que es un regalo de reyes...Relato de 500 paginas ambientado en la Segunda Guerra Mundial, la narración es lenta, la trama increíble, los personajes inventados. Tiene todos los rasgos de los escritos de Ken Follett: los buenos son muy buenos y los malos son muy malos y encima tontos, la pareja que se quiere hasta la muerte, los que mueren por la libertad, el personaje autoritario, el tonto del pueblo que encima es orgulloso y que se merece todo lo malo que le pasa.

El final, como siempre, increíble. No me he creído en un solo momento la historia que me ha contado, todos sus personajes son planos, no me ha metido en ningún momento en la historia, solo cuenta paja. En ningún momento demuestra que sea un escritor, se limita a contar, sin descripciones poéticas, sin frases que me llamen a releerlas una y mil veces para analizar su estructura, sin párrafos que me hagan marearme con sus sonidos y con lo que en ellos me cuentan.

La historia que se ha inventado es la de unos jóvenes daneses (adolescentes para más señas) que se ven metidos porque si en la resistencia danesa. Que si la prometida del hermano de uno de ellos es de la inteligencia inglesa, que si el hermano (que también es perfecto como su prometida), es piloto, que si al protagonista le vale con una clase para aprender a pilotar, que si la chica es bailarina y tiene la gran oportunidad de bailar ante el rey y por culpa de otro (nunca se equivocan los protagonistas, siempre son perfectos...), se tiene que escapar del país lesionada...pero volando en el avión pilotado por su futuro amante (como no), y por cierto, de la aviación alemana ni hablar, fallan hasta los misiles antiaéreos con un avión de recreo...

La obra no tiene ni pies ni cabeza, es sencillamente increíble, para los que nos gusta la Segunda Guerra Mundial (por todo lo que conlleva), nos va a molestar la imagen que se da de un Churchill semejante al que nos ha intentado colar este autor, nos va a molestar lo que intenta contarnos durante páginas y páginas, y más que nada nos va a molestar a los lectores de literatura, la literatura es algo más serio (al menos para mi).

No, no me gustan los bestseller y no, no me he leído El código Da Vinci.
gema
Jane Austen es una famosa escritora por obras como "Sentido y Sensibilidad", pero también tiene otras pequeñas obras que hacen disfrutar como esta.

Desde el inmenso conocimiento que tiene de la literatura victoriana esta autora, cuenta la historia de Catherine, una joven que no tiene por qué ser una heroína, ya que no la pasa nada de las cosas que le suceden a las heroínas y tampoco tiene ninguno de sus rasgos: ni es hermosa, ni es huerfana, ni es desdichada. Eso si, es aficionada a las novelas, y lo poco que ha leído en su pequeño mundo la hace imaginar cosas que no tienen nada que ver con la realidad. La obra, muy cortita por cierto, se lee rápidamente y te divierte, que es lo mejor de todo. Comienza describiendo la vida de la protagonista y su estancia en Bath, donde se comienzan a descubrir la gente que la rodean y el mundo de apariencia en el que ellos viven.

A mitad de la obra, Catherine se traslada a la Abadía de Northanger con una familia con la que ha trabado amistad y comienza a desarrollar su imaginación de lectora de novelas goticas. Pero la novela sigue por el mismo camino por el que nos llevó al principio, cambiando de personajes y de situación. Para al final, hacer que alguna de las personas que la rodean se hayan dejado influenciar por su imaginación y hayan creado una historia falsa que puede perjudicarla, o beneficiarla.