gema
Segunda parte de la tetralogía "El mar de la tranquilidad" de Yukio Mishima. El nexo de unión con la primera novela que componen la obra ideológica de este autor es el personaje de Honda, el amigo de Kiyoaki, joven que murió de amor en la novela "Nieve de primavera".
En esta obra, Honda ya es un antiguo joven de 38 años, juez, casado y sin hijos. Su vida está totalmente organizada hasta que tiene que ir, como representante judicial, a un ritual espiritual, allí se encuentra con el joven Isao Iinuma, en el que cree reconocer la reencarnación de su antiguo amigo. Así, podemos entrar en la vida del joven Isao y en el intento de rebelión que hacen unos jóvenes en el año 1932 para restaurar la figura del Emperador en Japón.
Novela eminentemente política y judicial, no hay que olvidar que el autor estudió leyes. En partes, la novela es tan densa en su contenido que puede agobiar y aburrir. Pero el último capítulo, con la prosa característica de Mishima, te hacen encontrarte de nuevo con uno de los mejores narradores que he leído nunca.