jae Tanaka

He reconocer que este es uno de esos manga que me compro por que el dibujo me llama mucho la atención, pero que luego me arrepiento de hacerlo porque el guión es un coñazo y acabo dejando colgada la serie en el número 2 o el 3 (me pasó con Vagabond, Saint Seiya G, Narue's World...). Pero este caso ha sido diferente. Este manga atrapa! El autor, un tal Daisuke Igarashi, al que no conocía de nada, demuestra un dominio brutal del medio; narra bien, compone que da gusto, tiene una tinta espectacular, y sabe hacer algo que a los japos les cuesta mucho: contar historias que se entiendan y además, cortitas.
En este tomo recoge tres historias, la tercera de ellas apenas de 5 o 6 páginas y la más floja para mi gusto, pero tan bien dibujada como las otras dos. La primera es rarita, la verdad, pero se queda uno pillado con el dibujo preciosista y caótico a la vez, que recuerda muchísimo al trazo suelto y nervioso de Miyazaki (aunque a este se le distinguen los diferentes personajes entre sí!! XD). Y esa influencia de Miyazaki se ve sobre todo en la segunda historia, un alegato a favor de la naturaleza que pone los pelos de picos pardos.
Pues eso, recomendadísimo, tanto para "lectores expertos" como para "principiantes".
Etiquetas: edit post
1 Response
  1. gema Says:

    Ale, otro mas para la cole de todos los que tengo que leer...me apetece mucho, si señor, y más después de como lo has pintado.