CriS
En el trabajo que acabo de dejar conocí mucha gente, a algunos mas, a algunos menos, muchos de los que he conocido son compañeros de la red comercial de las oficinas que la empresa tiene repartidas por toda España. Con unos trabajé mas y con otros menos, a unos les conocí mas y otros menos, unos pasaron de largo y otros me llegaron al corazón. Hoy voy a hablar de una compañera y amiga. Las navidades pasadas, esta compañera me dijo que quería enviarme un regalito. Le dije que no tenía que hacerme ningún regalo ni mucho menos pero insistió en enviarme algo ya que le hacía mucha ilusión regalármelo. Me dejó muy intrigada. En unos días llegó un paquete a casa, ese día había venido mi madre de visita y lo abrimos juntas cuando subíamos de pasear. Lo veo como si fuera ayer.. Era el regalo de mi compañera, un libro! Primero leí el título, luego leí de que iba... y me pareció muy sugerente, al abrirlo vi una dedicatoria preciosa que me emocionó y a continuación su nombre como autora del libro!!!!
¡Era su propio libro, el que ella había escrito y que le habían publicado!. Se me pusieron los pelos de punta y no podía creerlo: "Qué poco conocía a alguien a quien había cogido tanto cariño, ni siquiera sabía que escribía". Y entonces la admiré aun mas.
Pues esta compañera en cuestión es LUISA GONZALEZ y su libro se llama EL BUSCADOR DE GUACAS. (Ed. Edhasa). Luisa vive en Tarragona hace muchos años y allí, inspirada en parte por un colombiano a quien conoció y haciendo uso de sus recuerdos de infancia en su lugar natal Cabra de Santo Cristo, en Jaen, nació El Buscador de Guacas. Luisa saca del baúl de su memoria las historias que le contaba su abuela sobre las muertes que causaron las fiebres tifoideas y cómo eso afectó a la zona, las imágenes que le impresionaron, las sensaciones que le produjeron, los mezcla con la fantasía e inspiración que personajes reales actuales le ofrecen y lo aliña con una sensibilidad y capacidad de descripción riquísimas. Así, basada en hechos reales pero con personajes ficticios, nos lleva a El Salado y nos cuenta las vidas entrecruzadas del buscador de guacas (es decir de tesoros ocultos), una ama que tal vez amó, el párroco y la cantinera, un empresario arruinado, el alcalde, la soltera, y una niña sirena...
Todo empezó así: "Antes de la llegada de las fiebres tifoideas, la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur de España obtuvo la concesión de la nueva línea de ferrocarril para el transporte de desplome y esparto hacia el mar...."
No voy a decir si el buscador encontró o no su tesoro, pero lo que si está claro es que este libro es un tesoro que ha sido genial encontrar.

6 Responses
  1. serialkid Says:

    Jo, la verdad es que tiene buena pinta!!


  2. Agata Says:

    Si,tiene una pinta genial...


  3. Cris Says:

    bueno, pues a ver si luego cuando lo podáis leer me contáis qué tal os ha parecido. A mi lo me impresionó mucho es el vocabulario tan rico que convierte las descripciones de las cosas y de la gente y situaciones en algo muy cercano.-


  4. gema Says:

    que guay...ten en cuenta que la proxima vez que nos veamos pienso secuestrarte el libro....y devorarlo, porque me has puesto los dientes largos.


  5. gema Says:

    Libro terminado: una gran influencia de Cien Años de Soledad, desde luego ha comido de ese libro, tanto en la historia como en la forma de escribirlo...Realismo mágico al poder!!!


  6. carles Says:

    gran libro, gran escritura y mejor persona. Gracias por haberte conocido. Te llebare siempre dentro de mi.